Viaje a las Pocitas Baja California Sur

0
Viaje a las Pocitas Baja California Sur
Viaje a las Pocitas Baja California Sur

Viaje a las Pocitas Baja California Sur

Por: LJRG.

“las distancias apartan las…”

“las Ciudades destruyen las…”J.A.J.

Salimos un lunes a las 7 de la mañana, acompañados de una llovizna y un cielo nublado agradable. Cargamos gasolina en 5 de febrero y abasolo, el despachador pregunta curioso que era lo que llevábamos en la cajuela de la camioneta se le responde: congeladores, el amigo expresa” valen un billete ¿no?” ya tenía  ganas de tomarme un refresco aun cuando en mi mochila llevaba una botella de agua además de galletas, un cambio de ropa, papel sanitario (jajaja) por si acaso. Yo voy de ayudante con un amigo más que nada para conocer y viajar, despabilarme del diario vivir.                                                                                                                                  

Llegamos alas “Pocitas” nos dirigimos a los ranchos de “corral de piedra y agua de barro” no sin antes comer burritos que vende un señor fuera de la tienda de conveniencia.

Después de 50. 8 km y un litro de agua llegamos a la primera locación nuestro trabajo es instalar un congelador alimentado por 2 baterías que se recargan por una celda o panel solar, algunos rancheros nos ayudan a cavar el pozo de 50 cm, en el suelo de tepetate o con rocas donde se afianza el perfil de metal que es la base de la celda, no es tan difícil para ellos comparado con el pozo artesiano con el que cuentan casi todos para abastecerse de agua. Terminamos despidiéndonos y pidiendo indicaciones para el siguiente rancho.

Batallamos para llegar pues es usual que los lugareños hagan creer que las distancias son menores al dar sus instrucciones “después del tibor derecho y llegas…”  

Me encanto esa región de “la Soledad B.C.S. antes llamado “El Coyote” donde se encuentra “agua de barro” su potencial ver la poza de agua o manantial donde hay peces y tortugas, de la que salen cientos de metros de manguera negra pvc a diversos ranchos por suelo y aire, las palmeras datileras todo esto después de otros 17 km de monte en verdad parece un oasis esto sin conocer la bota o la región donde la vegetación cambia a arboles de la sierra.                                                                              

Realizamos nuestro trabajo. a eso de las 6 de la tarde me ofrecen Café para quitarme el calor, que acepto con gusto, también dulce de mango sin azúcar el cual me cae bien en la “panza y lomos” me siento fuerte restaurado, para seguir con el ultimo trabajo del día donde me toca excavar la mayor parte del hoyo, piedra tras piedra, tierra y tepetate con cierto olor a drenaje, los niños se acercan curiosos, nos cuentan de su vida y comentan cosas graciosas, termino lo mío, me siento a descansar “el abuelo” se sienta cerca, la nuera me ofrece café que no rechazo al igual que un plato con queso panela esponjoso riquísimo con mucho suero y una docena de tortillas de harina.

Viaje a las Pocitas Baja California Sur

Volvemos a la delegación ya tarde, nos bañamos detrás de esta con una cubeta, tenemos que dormir en la camioneta uno en la cajuela y otro en la cabina, es dificultoso pues los mosquitos nos pican y envidiamos a los presos de la demarcación y los “polis” que disfrutan del aire acondicionado.  

A la mañana siguiente llevamos otros 2 equipos a las golondrinas uno a la Diconsa y el otro con un Matrimonio mayor, la mujer ya no ve pero goza de una plática amena e interesante, se le explica a su hijo y a su esposa acerca de los aparatos, noto que a los botellas de plástico de refresco grandes las reciclan recubriéndolas con un doble forro de tela jerga para mantener fresca el agua.

Viaje a las Pocitas Baja California Sur

 Vamos por un último equipo pero penúltima instalación, porque a otra persona ya le había llegado su equipo anteriormente. Nos guía un pariente sin el cual hubiera sido imposible dar con el lugar, la entrada era un portón rustico de alambre de púas y horcones sin nombre del lugar,  un camino arenoso con muchos vericuetos, allá en ese rancho nos “cae” la lluvia a media instalación dejándonos empapados (pero terminamos), la falta de dormir y que no nos agarrara la noche en la carretera nos excusa a volver dejando la ultima instalación pendiente.

 Volvemos a La Paz disfruto el regreso el clima está fresco, hay varios ciruelos del monte con fruto pero ya vamos cansados, entramos por el “Centenario” cautivados por la vista de la Ciudad, el Mar y el Cerro, vamos a los hot-dogs del “Julio” para después echar un baño y descansar. 

La gente de la ciudad desestima a la del rancho y viceversa, el campo necesita inversión ellos extrañan a “Leonel” solo al inicio pues recibían ayuda, puede verse el freno en cualquier parte de la cadena, en la gestión, en la delegación, municipio, estado, en los trabajadores, en los jefes, necesitamos amar a sudcalifornia entera no nomas a Loreto, todos somos uno mismo, disfrutamos de las mismas cosas nos sentimos orgullosos de ser y pertenecer, no hagamos la vista a un lado.

Gracias por leer Viaje a las Pocitas Baja California Sur.

Ver más sobre vida y salud

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here