En la opinión de Alfredo González

0

No.1 la traición también ha sido protagonista en los movimientos sociales.

No. 2 la noche del 15 de septiembre surge la primera traición.

No.3 El que traiciono a Morelos.

No.4  La cuarta traición fue: las siguientes traiciones.

Reflexión.

Los procesos históricos de México impulsados desde  la independencia nacional, sus momentos luminosos, las efectivas nuevas esperanzas pero también la cobardía de asestar el golpe por la espalda.

De todos es conocido que la independencia de México se conspiro en la casa de la corregidora de Querétaro doña Josefa Ortiz de Domínguez. Asistían el padre Hidalgo, Mariano Abasolo, Allende, y su so pretexto de conocer temas culturales trazaban la meta más grande de todo ser humano: la libertad.

Al ser descubierta la conspiración por el intendente Riaño, la fecha del hecho histórico se iniciaría antes de lo convenido, por ello el 15 de septiembre de 1810. El primer traidor fue Riaño.

Muerto Hidalgo sigue la organización   encabezada por el generalísimo José María Morelos y Pavón autor de los sentimientos de la nación y no otro hombre como Vicente Guerrero tal y como se equivocó el presidente López Obrador. De tal suerte que el autor de los sentimientos de la nación reorganiza el movimiento de independencia y nos da en 1824 la primera carta donde ya se habla de un pacto de México, hoy pacto de la unión. El traidor fue Félix María Calleja, es el segundo nombre en la columna del deshonor.

Al faltar Morelos, toma la estafeta Vicente Guerrero, quien logro la consumación de la independencia nacional. Habían quedado resabios y un marino de nombre Francisco Picaluga quien lo invito a una comida al buque colombo donde es cobardemente asesinado. Una traición más.

¿Ahí terminaban las traiciones? ¡Qué va! Vamos a dar un salto hasta la revolución mexicana: la astucia de Calles, el anhelo irrefrenable de Obregón, la mente tormentosa de Carranza y el síndrome del asesino de Victoriano Huerta, todo es un baño de sangre. Se inicia con la versión enfermiza del general revolucionario Pablo González Garza quien convence a don Venustiano para armar una mano asesina y que mejor que el coronel Juan Guajardo. Este último asesino a sangre fría a 70 de sus hombres para convencer a Zapata de su lealtad a su causa. Se volvió a teñir de sangre, la conciencia de asesinos con poder. Después vino lo de Carranza, Obregón primero pero tampoco escapo don Álvaro a quien disque lo asesino un pintor a lápiz llamado José de León Toral, aunque hay otras apreciaciones, por el delito mayor cometido por el sonorense de haberse reelecto.

Durante el periodo comprendido de 1934-1940, primer plan sexenal, con el tata de Jiquilpan se aquietaron las aguas. Lo hizo bien. Después volvimos a las andadas. Crímenes como el del 68, como los de Genaro Vázquez y Lucio Cabañas, y otros más cuyo testimonio balístico y los Casquillos no daban paso a ninguna duda de quién los había ordenado.

También se asesina al pueblo, con devaluaciones, gasolinazos, genuflexiones ante quienes dicen ser nuestros amigos cuando un estadista norteamericano dijo: “los Estados Unidos de Norteamérica no tienen amigos, tienen intereses”

Y una de las burradas más grandes cometidas por el servicio diplomático del exterior es invitar al vecino del norte en su calidad de candidato, subestimando la envestidura de un presidente chueco derecho para que en sus barbas le digieran que teníamos que pagar el muro ya no sé  si de la ignominia o de las lamentaciones.

En ese ir y venir, muchos aceptan la argolla en la nariz al miedo le llaman prudencia y no toman en cuenta la responsabilidad de todo un pueblo. Yo no sé quiénes serán los asesores en cuanto a la tutela soberana que debe guardar con celo. No hay un solo antecedente de que el gobierno federal tenga un testimonio sobre su hegemonía en las islas que se encuentran en un mar interior como lo es el golfo de California y que al trazar una corriente migratoria, algunas de ellas por su ubicación estratégica se convertirían en bases militares. Hay se las dejo, no estén sentados llenándose los bolsillos con jugosos sueldos.

El descuido, la falta de visión hacia el horizonte en el trato a la política nacional y la internacional cuando no es la debida rebasan todas las traiciones.

Es traición de que haya inquietud en el estado de Chihuahua donde un matrimonio pierde a la esposa y el esposo está mal herido. Es traición comprar el aplauso y las porras y hasta las bendiciones o estar queriéndose ganar el cariño de un pueblo con dadivas que a cómo está la vida son mendrugos. Es traición que si ahorita nos estén diciendo que hay 70 mil muertos en este país, queremos entender que son más de 100 mil. Es criminal hacer cuentas alegres.

Queremos preguntar si ahorita una estadística aunque suponiendo sin conceder sea cierta, nos habla de casi 70 mil muertos por la pandemia. Que es lo que les van a decir a los familiares porque pudo haber sido una cifra menor.

No podemos hablar de libertad los viejos y los discapacitados que nos jubilamos y pensionamos trabajando al servicio de los poderes de la unión cuando una desencuadernada institución llamada ISSTE  en Baja California Sur, el personal se está quejando no solamente con miedo sino con coraje porque el abasto de medicinas resulta insuficiente, porque se desconfía del personal. Les voy a adelantar que este día hare entrega de un documento al señor delegado estatal, otro va a salir al área de los cuidados de la salud en México, otra más al director de la clínica familiar del ISSTE y me reservare el derecho de que si en un tiempo perentorio no se surten bajo el pretexto de que no están en el cuadro de los medicamentos que requieren todos aquellos trabajadores que le entregamos 30 o más años en el servicio en diversas áreas a servir a los poderes de la unión, al menos un servidor va a acudir a la instancia federal correspondiente. No culpamos a los médicos locales. Ni a los señores que están al frente de nombramientos administrativos, considero una traición el hecho de que si ve un aparato descompuesto el nuevo jefe de la nación apliquen la justicia, pero arreglen los problemas de la salud porque el horno no está para bollos. Si el ser humano y en este caso concreto, mexicanos han cumplido con su encargo, por el solo hecho de nacer y en el trayecto haberse convertido en una conquista social nada ni nadie puede frenarles su derecho a la salud. Hablemos muchos que de nuestros bolsillos ya menguados tenemos que comprar medicamentos para la hipertensión con un costo de 600 pesos cada 14 días para también fortalecer los riñones y otros que sirven para ayudar al sistema nervioso después de un golpe recibido. Ponen fuera de balance nuestra economía señores. Pero lamentablemente andan con trenecitos y avioncitos y parece que los gansos no se cansan.

Eso, eso mismo que están leyendo o escuchando también es traición a la patria, porque no se está cumpliendo con un mandato constitucional, no solamente con la salud, con la seguridad, con el desempleo, con los crímenes, feminicidios. Y por dios, no todo se arregla diciendo que no pasa nada, que en un desplante de “seguridad” convoca al no cubre bocas y ahí están muchos resultados, eso, también es traición a la patria.

Finalmente es bueno que conozcan la opinión pública, que se apersono la directiva de la sección lll del SNTE, lo hizo en forma respetuosa, pero conozco a los maestros, es una severa advertencia de lo que podrían hacer los maestros en un momento dado y esos dispositivos en una consulta sindical, por la consulta de los agremiados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here